• Weekend Mass Times

  • Saturday
    5:30pm
  • Sunday
    7:45am, 10:30am, 5:00pm
    12:15pm (Spanish)
    9:15am (German, first Sunday of the month)
  • Daily Mass Times

  • Monday through Saturday
    8:30am
  • Wednesday6:00pm
  • Confessions

  • Wednesday Evening
    6:30pm – 7:15pm
  • Saturday Morning
    9:00am – 9:30am

Nuestra Narrativa Misionera



In English

Nuestro señor Jesús nos llama a proclamar la Buena Nueva. Respondiendo a este llamado, nosotros, la Parroquia de San Alfonso, compartimos el amor y la verdad de Dios a través de nuestro servicio, palabras, y relaciones. Guiados por el Espíritu Santo, construimos nuestra comunidad alegre a través de la oración y adoración, con un espíritu misionero, administrando por medio de la oración los dones que hemos recibido.

Nuestra misión es fundada en Cristo nuestro hermano. A través de nuestra bella liturgia y adoración, y principalmente con la celebración de la Eucaristía, nos unimos en el cuerpo de Cristo y somos alimentados para seguir nuestro camino misionero. Participamos activamente en la vida sacramental de la Iglesia, devociones personales, y oraciones para ayudarnos a crecer en la santidad y construir una comunidad llena del Espíritu. La oración y adoración de todos nos recuerda que como hijos de Dios vamos adelante sirviendo el uno al otro.

Empujados por un espíritu misionero, trabajamos para imitar a Cristo por medio del amor y servicio a los demás, especialmente a los pobres. Nos hacemos evangelistas de la Iglesia, no solo con palabras, sino también promoviendo y participando en el servicio práctico, en lo cual nuestras acciones radian el amor de Dios. A través de nuestros programas de educación religiosa, cultivamos un profundo conocimiento de la fe, así podemos llevarla con fervor al mundo. En la vida social de la comunidad creamos nuevas relaciones, compartimos nuestras historias, y nos apoyamos el uno al otro en nuestras alegrías y sufrimientos por igual. A través de nuestro ministerio de familias, nos esforzamos por apoyar, involucrar, y unir las familias de nuestra escuela y parroquia en una sola misión. En todo, proclamamos la Buena Nueva por medio de nuestro testimonio Cristiano, invitando a todos a compartir en nuestra comunidad creciente.

Nuestra misión requiere un discernimiento constante de nuestra administración espiritual. Somos conscientes de las muchas bendiciones que hemos recibido, y de las tradiciones que hemos construido a través de nuestra Parroquia de San Alfonso. San Pedro nos invita, “A cada uno a utilizar los dones que hemos recibido para servir a los demás y administrar fielmente la gracia de Dios en sus diversas formas” (1 Pedro 4:10). Estamos agradecidos por nuestras bendiciones y no lo vemos no como riquezas que proteger, sino como tesoros y talentos para crecer y compartir. Nosotros celebramos nuestra diversidad como testigos de Dios y de su infinita bondad. Aunque diverso en culturas y lenguas, pasiones y necesidades, dones y vocaciones, trabajamos juntos hacia nuestra meta común de crear una comunidad de discípulos que proclama la Buena Nueva.

Descubrimos en nuestro santo patrón, Alfonso de Liguori, un modelo inspirador para vivir esta misión en el mundo entero. San Alfonso era un gran artista, compositor, y líder intelectual y espiritual. Él nos demuestra como vivir una vida cristiana autentica. San Alfonso nos explica que la relación con Dios “solo requiere que, en medio de sus actividades, usted actúe hacia Él en la misma manera que actúa hacia los que usted ama o los que le aman.”

Siguiendo su ejemplo, hemos cultivado un aprecio por las artes por medio de nuestro ministerio de música, nuestra relación con el teatro Athanaeum, y el currículo de nuestra escuela parroquial. Nuestro compromiso con la música y las bellas artes es un hilo unificador en la comunidad. Es “una perla fina.”

Nuestra escuela, Alphonsus Academy and Center for the Arts, es un don invaluable para la parroquia y para la comunidad entera. Es un ejemplo concreto de nuestro llamado a formar mentes y corazones fundados en Cristo. De manera similar, desarrollamos líderes espirituales e intelectuales a través de nuestros programas de educación religiosa. Buscamos involucrar a los que son nuevos de la fe, y también a los que buscan hacer más profundo su conocimiento y práctica de la fe. Es un ejemplo concreto de nuestro llamado a formar mentes y corazones fundados en Cristo. Valoramos estos recursos y promovemos su continua vitalidad dentro de nuestra parroquia.

Ésta es la misión que Cristo les encargó a sus discípulos; es la misión de la Iglesia a través de la historia, y que continúa hoy en día. Con la humildad, esperanza y confianza en la guía del Espíritu Santo, nos dedicamos a la nueva evangelización y trabajamos para crear una comunidad vibrante de discípulos inspirados por la adoración, servicio cristiano, y crecimiento espiritual.